DEPORTES 

El ciclismo resaltó las bellezas de Urabá, región que flechó a los corredores

Las dos etapas que tuvo el Clásico RCN-Claro mostraron nuevas alternativas de recreación de la zona que fue valorada por corredores como Óscar Sevilla y Mauricio Ortega.

Apreciar al español Óscar Sevilla admirando la playa dulce de Turbo y escuchar al antioqueño Mauricio Ortega felicitando a los dirigentes por “llevar el ciclismo a otras regiones importantes de nuestro país” demuestra que Urabá pasó la prueba como anfitriona, por primera vez, del Clásico RCN-Claro.

Y es que la brisa de Turbo y Necoclí, la constante belleza de los cultivos de plátano y banano que hay entre Chigorodó y Apartadó, el aroma de piña que embriaga a los viajeros por la vía Panamericana y la forma como decoran el paisaje los sembrados de palma de aceite entre Carepa y Mutatá hicieron que la mayoría de los 200 pedalistas y muchos de los visitantes se sobraran en elogios para la región que recibió la caravana de la segunda prueba ciclística más importante de Colombia.

“Todo acá es hermoso y la forma como salió el público a la carretera nos demuestra que el ciclismo también gusta y puede ser otro potencial de esta región que de manera constante surte a las selecciones de Colombia de muy buenos deportistas”, comentó admirado Oswaldo Hernández, enviado especial al evento del periódico La Patria de Manizales.

Esas flores del comunicador caldense fueron bien recibidas por Alejandro Abuchar, alcalde de Turbo que en la presentación de la carrera en la playa, donde muchos corredores se tomaron una foto en la que un barco militar y el azul del mar hicieron más especial el hecho histórico. Allí Abuchar les recordó que “nuestra región les agradece la visita y le apostamos a estos eventos convencidos de que nos ayudarán a seguir construyendo la paz que todos anhelamos”.
En la misma tónica se notó a Daniel Álvarez, burgomaestre de Chigorodó y quien tuvo el privilegio de largar la segunda etapa que se llevó el Clásico de la zona dejando pensativos y deseosos a los dirigentes de traer con más frecuencia esta clase de eventos que le cambian la rutina a la comunidad y generan nuevas alternativas de recreación. “Es un honor haber tenido en nuestro territorio a los ciclistas y les damos las gracias por haber creído en Urabá, que estoy seguro no defraudó a nadie”.

De ello no le quedaron dudas a Mauricio Ortega (Santi Racing Team), uno de los aspirantes al título, en compañía del ibérico Sevilla (EPM-UNE-Tigo) de la prueba que terminará el 1° de octubre en territorio bolivarense. El pedalista de Salgar no sólo destacó el buen estado de las vías y el respaldo del público, sino que valoró el que “los dirigentes del Clásico estén acostumbrados a llevar el ciclismo a zonas diferentes”, pero reconoció que “este año se lucieron con la salida de Turbo y la presencia en Urabá”.

Entre el 21 y 24 de septiembre cerca de 500 personas, incluyendo ciclistas, entrenadores, dirigentes, periodistas, personal de logística y visitantes, conocieron las bellezas de una zona en la que el deporte es una fuente de superación, ya que acá es normal encontrar talento para el fútbol, atletismo, baloncesto y boxeo, actividades que tendrán competencia a futuro, según Baltazar Medina (presidente Comité Olímpico Colombiano), Clara Luz Roldán (directora de Coldeportes) y Hernán Elejalde (gerente de Indeportes Antioquia), dirigentes que aprovecharon la carrera para visitar los escenarios y prometer una mayor inversión económica y el respaldo para nuevos programas.

Apenas fueron dos etapas en la zona y solo se alcanzó a coronar a Sebastián Molano (Manzana Postobón) como el vencedor de la primera fracción, sin embargo, con ellas fue suficiente. Así lo consideró el taxista David Mena, el mismo que terminó feliz porque “vimos la cara amable y las bellezas de nuestra región, porque de verdad que esos paisajes que mostró la televisión con ciclistas entre las bananeras o cerca al mar le hacen sentir más orgullo y valorar lo que tenemos en la región”.

Cuatro momentos de Sebastián Molano, ganador de la Primera Etapa que salió de Turbo pasando por Necoclí-Carepa- Apartadó

img16

  1. Es recibido por una de las modelos de Postobón.
  2. Siente que esta mareado y se sienta en el piso.
  3. La cabeza le da vueltas.
  4. Toma agua para mitigar el cansancio, el calor, y la fatiga luego de recorrer cerca de 182 km y se rocea la cabeza con el liquido.

Todos ellos deberion pedalear los 1.641,3 kilómetros y las nueve etapas, para un promedio de 182 km por día, si deseaban terminar la competencia en el corazón del departamento de Bolívar y agregar este logro en sus hojas de vida.

 

2,838 total views, 1 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment