img2EDITORIAL 

Final de año con las mayores incertidumbres

La alegría de la Navidad que cada quien busca vivir de la mejor manera apegándose principalmente a dar o recibir regalos, a comer las delicias tradicionales de la época, a abrazar a sus seres queridos, en este oportunidad no cubrió del todo la incertidumbre de saber que la mayoría de productos a partir de 2017 estarán gravados con el 19 por ciento de IVA, más los impuestos a honorarios que pagan quienes desempeñan trabajos por prestación de servicios que si se hacen bien las cuentas no les queda casi nada porque además debe pagar la cuota de salud que en Colombia es un negocio por donde se le mire menos para quitar el dolor y evitar la muerte de los cotizantes y beneficiarios, que en realidad sería el principal objetivo.

Con esta aprobación el Congreso no solo atraviesa por su peor momento frente a sus electores que pensaron que estos ‘padres de la patria’ no podían vender tanto a un pueblo entero aprobando condiciones adversas sino que además seguirán victimizando a sus propios electores con aprobación de leyes absurdas y salidas de todo contexto humanitario.

Pero la incertidumbre también tiene que ver con las evidencias de enfermedad social que existe en el país, al que se somete a tener que esconder a los niños porque el número de pederastas y violadores es muy grande y que la justicia es laxa, demorada y que hasta los medios se prestan para esconder a criminales de niños cubriéndolos con espesas nubes de humo con titulares dirigidos a minimizar la culpabilidad de los violadores y asesinos de alto estrato y de quienes se supone son de ‘las mejores familias colombianas’.

Pero viéndolo desde el punto de vista más objetivo el país este año descanso de los ataques de la guerrilla de las Farc a personas, oleoductos e infraestructura al menos en lo que se alcanza a ver en la ‘superficie’, en medio de una costosa búsqueda de una paz esquiva y combatida con fuego cruzado de políticos que piensan más en sus réditos en las urnas que en la tranquilidad de los campesinos que son quienes viven las verdades de la guerra.

Entre tanto el ELN le ‘muestra los dientes’ al gobierno con actos violentos como para ‘hacerse sentir’ y lograr una mejor negociación. Es un caso claro de chantaje como los cometidos por las Farc antes de declarar el cese de hostilidades.

Pero para los medios y las redes sociales ha sido más importante criticar o aplaudir el nobel de la paz, el acercamiento con el Papa y todas las demás acciones faranduleras que en realidad no aportan nada al buen sentido y la buena intención que debe tener el trabajo para conseguir que no haya más muertos en el país.

Si realmente se concentraran los esfuerzos para acabar con los focos de violencia política que supone es lo que hacen las guerrillas bajo ideales de mejorar la situación de las clases menos favorecidas y se enfocara esa fuerza armada en debates dentro de la democracia, ya sería una ganancia.

Pero claro que sin desconocer que la paz total no es esa, porque el narcotráfico siempre tendrá recursos para llenar de terror los campos y ciudades y con ese sector es muy difícil negociar la paz porque no hay recursos como para reemplazarles sus grandes ganancias.

De todas maneras hay que tener fe y poner entre todos los ‘granos de arena’ que sean necesarios para evitar que el 2017 pase a la historia por algo diferente a que al menos las Farc se desmovilicen en la práctica y no se vayan a crear disidencias y reacciones paramilitares que deterioren el sueño de poder vivir en Paz.

1,177 total views, 1 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment