img4EDITORIAL 

Incertidumbre

La paz que tanto se añora en Colombia está lejana y entre ‘nebulosas’. La implementación de la justicia transicional, las reales condiciones de los sitios de concentración de guerrilleros, la disidencia, la oposición, los menores de edad reclutados, son entre otros aspectos los temas que a esta hora trasnochan a los colombianos que creen en el país y que desearían vivir en un lugar normal en donde no exista tanta diferencia entre seres humanos nacidos bajo el mismo cielo y por lo tanto hermanos que debieran apoyarse y no repelerse en desarrollo de una guerra fratricida que tiene más de medio siglo en medio de un entorno muy complejo por el crecimiento del narcotráfico y la corrupción.

Si se logra superar los múltiples problemas que plantea la disidencia de las Farc que seguramente crearán sus propias estructuras guerrilleras o se unirán a las bandas criminales del narcotráfico conjuntamente con grupos que pretenden ser la nueva versión de paramilitares.

Si se logra dar satisfacción a las solicitudes y consideraciones de la oposición que no da muestras de querer perfeccionar los tratados de paz sino que enfoca sus discursos hacia desconocer lo acordado en La Habana y regresar al caos y a las angustias de la guerra. Si el tema de los menores de edad reclutados se resuelve a satisfacción de las partes.

Si la justicia transicional convence a ‘Sirios y Troyanos’ de sus promocionadas bondades y si finalmente los lugares de concentración se controlan y se maneja esa especial situación de personas aglomeradas, sin ocupaciones específicas, sin un plan productivo, solo esperando que pase un tiempo frío y aburrido de procesos acordados que causa fenómenos como los del baile de celebración de Navidad y Año Nuevo que fueron satanizados y que solo fue la reacción humana de querer ‘hacer algo’ y con más razón en fechas como esas, solo si se ‘alinean los astros’ para que se cumpla con todos esos condicionantes se podría pensar que Colombia alcanzaría la paz, claro solo en lo que respecta a las Farc, que es solo un porcentaje dentro del panorama del conflicto general del país.

Quedaría pendiente la paz con el ELN, con los reductos de otras estructuras como el EPL y especialmente con las bandas criminales al servicio del narcotráfico que le ofrece millón 800 mil pesos a los guerrilleros que quieran unirse a sus filas y que parecen estar alineados con grupos que pretenden ser las nuevas expresiones paramilitares pero que se alimentan y financian con el narcotráfico.

Y se logra el milagro de superar esas difíciles situaciones aún faltaría cumplir con la lucha contra la corrupción y ahí si no sirven la alineación de astros, ni los milagros, ni la educación, ni la cultura, ni sirve pertenecer a las mejores familias, ni haberse graduado en universidades de Estados Unidos o Europa, ese es un apetito personal que solo los tamices morales pueden controlar y en Colombia son muy escasos esos filtros y fluye la compra de conciencias porque se piensa más en aprovechar ‘el cuarto de hora’ que proteger al país de los inescrupulosos contratistas y propiciadores de corrupción de todos los pelambres.

1,646 total views, 16 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment