SUCESOS 

La muerte de Saulo Orozco, dejó gran tristeza en Urabá

Homenaje a un soñador, al arquitecto, al padre, al amigo, al profesional.

“Saulo era la alegría de la casa”, dijo su hermana Beatriz

Soy feliz,
soy un hombre feliz,
y quiero que me perdonen
por este día
los muertos de mi felicidad.
Silvio Rodríguez

Fue el 12 de junio en el matrimonio de Ingris y Edgar Orozco que declararon amarse hasta la muerte siguiendo los preceptos de la religión judía ortodoxa, cuando por ultima vez, se reunió con toda la familia. Allí estaba Saulo con sus hermanas: María Eugenia, su hermana mayor; Viviana, Nelly Jurado su madre, Luz Dary, Claudia y Doris Salas la reina de la cumbia.

Hasta el cansancio, Saulo le cantaba magistralmente a Clarena su amada esposa la canción de Silvio Rodriguez: “Mi pequeño paraiso”. Una canción que le inspiraba al amor de su vida, y que el arquitecto le entonaba con los versos del Soy feliz,/ soy un hombre feliz, /y quiero que me perdonen/ por este día / los muertos de mi felicidad.

Vivió con intensidad los últimos momentos después de ese trágico accidente del 29 de junio en el que perdió la vida. Sus ojos se iluminaron, hasta que relampaguearon en la vereda el Tigre cuando perdió el último aliento.

El día en que Ingris vistió el vestido blanco para entrar al altar, Saulo bailó alegremente y jugó karaoke. “ Era el centro de la casa, según lo describe Beatriz, su hermana. “ Prepárese para un largo viaje a Yali para visitar a su hermano Francisco, fueron las palabras a su padre Hernán”, sin pensar que días después él se iría para ese largo viaje del que descansaría para siempre.
En su casa vivía la vida a plenitud porque la “ vida había que asumirla con derroche de alegría, vivir el día y la hora”, era la consigna de Saulo.

Arquitecto de profesión

Finalizando 1992 con el titulo fresco y acabado de graduarse en la Universidad Nacional de Medellín, llegó a Carepa entusiasmado por su primo Edgar que lo vinculó al proyecto de vivienda Acaidana y posteriormente es contratado por Fundauniban para construir las urbanización El Sol, uno de los primeros proyectos de vivienda de interés social en Carepa.

La tragedia
Luego de unas cortas vacaciones de sus hijos en Urabá y después de supervisar una de sus obras en la Urbanización Uberaba en Apartadó, el 29 de junio de regreso a Medellín, Saulo fue sorprendido por el fantasma de la muerte en la vía entre Chigorodó y Mutatá cuando el furgón de placas ONW-738, al parecer por un microsueño del conductor, el vehiculo chocó contra el carro que conducia Saulo, muriendo de manera instantánea, en el que falleció también su suegra Ernestina Patiño y quedando heridos su esposa Clarena y sus dos hijos de 14 y 7 años.

El entierro

La necropsia de los cuerpos fue practicada en el hospital de Chigorodó a donde se desplazó un grupo de amigos para darle la despedida y a las 5:00 de la tarde del jueves 30 se oficio una eucaristía en el Cementerio Campos de Paz..

De la Clínica Panamericana

El siguiente es el comunicado que emitió el gerente de la Clínica Panamericana Nicolás Suárez: “Siendo las 19:40 del día miércoles 29 de junio, ingresa a nuestra institución.

Clarena Domínguez Patiño de 49 años de edad, víctima de un accidente de tránsito ocurrido sobre la vía Mutatá – Chigorodó presentando trauma craneoencefálico moderado, fractura abierta de húmero y fractura maxilar interrogada. En el momento se encuentra bajo estudios de tomografía para determinar con especificidad posibles daños; su estado de salud es estable.

Nuestro servicio transfusional cuenta con el stock suficiente para suplir cualquier emergencia, pero no recibimos donantes porque no nos autorizan la apertura del banco de sangre”.

La despedida de sus amigos

Angela Maria Molina Palacio
“Nunca olvidaré el día que me asomé al balcón, porque alguien tocó la puerta en una hora que no era prudente para una casa decente y ahí estaba él, en el primer piso y dijo “NOS VAMOS A RUMBIAR”. Y nos fuimos y pasamos delicioso. Todos coincidíamos en algo , este Pelao tiene algo chévere. Un beso, un abrazo, un montón de cosas bonitas”.

Aura Ligia Ríos
Comerciante

“Un homenaje a mi amigo Saulo, al hermano, al hijo, al padre, al arquitecto, al cantor, al ser maravilloso que siempre rebosaba alegría, música y entusiasmo. Enfrentaba las adversidades con optimismo y fortaleza, siempre había una solución”. QEPD

Edgar Orozco
Primo
“Hay seres excepcionales que viven intensamente su paso por este planeta y SAULO ANTONIO OROZCO JURADO fué uno de ellos. Al inicio de su actividad profesional en Urabá la historia plasmó su nombre como coautor de la bandera de Carepa (30-11-1993)…y las obras realizadas tuvieron el sello personal de su entusiasmo y su pasión por la alegría de personas satisfechas en sus sueños hechos realidad.. El Eterno lo tenga en su regazo.. y a lo mejor, estando más cerca de la luna y las estrellas, tenga una inspiración perenne y entone con su voz y su guitara una canción de amor al infinito…”

Osman Mora
Gerente Regional de Comfenalco

“El ser que con su partida deja un legado de futuro y de transformación social. Su conocimiento, aprecio y capacidad de cambiar la arquitectura con la lectura social. Nos acompañó siempre en la construcción de los centros de Atención a la Infancia de Comfenalco. En el barrio El Prado de Chigorodó, en el Municipio de Carepa y en los barrios Santa María y 4 de junio en Apartadó.

Un ser con capacidad de asombro por esencia de la vida y la cultura, melómano, bohemio, salsero, y de tertulias que terminaban acompañadas con las notas de una guitarra. Estas letras son pocas para describir a un ser que siempre irradiaba alegría y buena energía- QEPD.

En nombre de todos los que participamos de los buenos momentos y las tertulias con tu presencia, que Dios te tenga en su gloria.

En homenaje Saulo, publicamos su canción preferida

Mi pequeño paraiso

Vivo en un país libre
cual solamente puede ser libre
en esta tierra, en este instante
y soy feliz porque soy gigante.

Amo a una mujer clara
que amo y me ama
sin pedir nada
o casi nada,
que no es lo mismo
pero es igual.

Y si esto fuera poco,
tengo mis cantos
que poco a poco
muelo y rehago
habitando el tiempo,
como le cuadra
a un hombre despierto.

Soy feliz,
soy un hombre feliz,
y quiero que me perdonen
por este día
los muertos de mi felicidad.

Fuente: musica.com
Letra añadida por psijess
Silvio Rodríguez
Pequeña serenata diurna

FOTOS CORTESIA

7,702 total views, 1 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment