EDITORIAL 

La paz con plata en manos de corruptos no tiene futuro

Se firmó lo que será el ‘encendido del vehículo’ hacia la consolidación de la paz, porque aún no es más que un gran paso, ahora más allá de los perdones, abrazos, reconocimientos, choques de manos, fotos y sonrisas debe venir la implementación de todo el proceso y especialmente la reparación a las víctimas pero con el ‘efectivo contante y sonante’.

Hasta ahora la Unidad de Víctimas viene pagando indemnizaciones paquidérmicamente muy alejada de la orden de las sentencias de la Corte Suprema y se espera el anuncio del gobierno sobre la manera como las Farc tal como lo hicieron los paramilitares entreguen bienes y dinero suficiente para reparar a la gran cantidad de víctimas que pasan de 500 mil. Claro que no fue mayor cosa lo que lo paramilitares entregaron y por eso muchas víctimas ya ni reclaman porque no quieren seguir perdiendo tiempo. La Corte Suprema ha ordenado el pago de indemnizaciones pero no es suficiente el gobierno parece no contar con los recursos que se requieren y la paz sin plata no tiene futuro.

Las víctimas se quejan porque les pagan a plazos, a poquitos sin importar las órdenes de las altas cortes, todo se vuelve pago informal aunque si les aplican toda la normatividad para exigirles documentos y obligaciones.

Justicia y paz comenzó en 2005 y aunque existen desde esa época los parámetros para reponer a las víctimas en la práctica nunca se cumplen aunque los cálculos los hagan los jueces desde la creación de la entidad en el 2005

En el caso de Urabá esto es aún más complicado porque ahora se une el caudal de víctimas de las Farc a la enorme cantidad de personas desplazadas por la violencia desatada en la época en que llegaron las autodefensas hacia el año 93.

En el artículo 10 de la Ley de Víctimas, que fue aprobada en 2011, se lee claramente que se  trata de un proceso penal donde el Estado no es condenado de manera principal, sino de forma subsidiara y por ende responderá hasta los topes que establece la reparación administrativa.

El mensaje no es el mejor para las víctimas porque verán a los victimarios sin castigo de cárcel y tampoco pagarán lo que hicieron porque simplemente dijeron que no tienen recursos.

Ahora la pregunta es ¿Qué recursos dejó la guerra?

Además hay desconfianza del manejo de recursos porque hay manos corruptas que van  a ver su cuarto de hora en estos dineros,

La demora es precisamente el mecanismo que necesitan los corruptos para ‘embolatar’ lo que en ley le pertenece a las víctimas y por eso el porcentaje de inclusión es supremamente bajo.

2,742 total views, 1 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment