img8DEPORTES 

Nairo se graduó de grande en el ciclismo mundial

El corredor boyacense es el único colombiano que ha ganado dos de las tres carreras más importantes de Europa. Y luego de 29 años repitió hazaña de Lucho Herrera en España.

Grandeza, talento, gloria, capacidad, compromiso y disciplina, estos podrían ser los valores que tuvo Nairo Quintana para llevarse su primera Vuelta a España y poner a celebrar a Colombia el segundo título en la prueba ibérica, luego de 29 años de la primera proeza lograda por el Jardinerito Lucho Herrera en 1987.
“Había amanecido con mucha ansiedad y feliz porque era el campeón, pero tocaba pasar primero la línea de meta para hacer realidad un sueño alcanzado en un gran escenario y ante los más grandes del pedalismo mundial, como el británico Christ Froom”, fue la primera impresión que le dijo a los medios el corredor boyacense de 26 años de edad que ajustó su segunda corona en las grandes pruebas europeas, ya que en 2014 había alcanzado el Giro de Italia.
Puede que su rostro refleje más timidez que capacidad, pero cuando Nairo se monta a la bicicleta genera respeto, porque hace parte de la “nueva generación dorada del ciclismo nacional, porque con él y Esteban Chaves nos dimos el lujo de terminar con dos embajadores en el podio; es un orgullo ser testigo de esta hazaña”, declaró en medio de la emoción el excorredor Omar el Zorro Hernández.
Esas reacciones tan humanas son las que genera Quintana, el muchacho que era amante de la poesía en su juventud, el mismo que empezó a montar en bicicleta para acortar distancias, el que hace una década se convenció del potencial que tenía en sus piernas y el hoy capo escuadra de la multinacional Movistar, equipo que lo rodeó con los mejores para que le sacara 1,23 minutos al europeo Froom y se consolidara como uno de los mejores de este deporte tan exigente y que tanta gloria le ha dado al país.
“Es bueno que el mundo entero sepa que Colombia es un país de paz, deporte y amor”, resaltó Nairo apenas recibió el domingo el trofeo que lo acreditó como el mejor de la prueba en la que estuvo gran parte con un problema en una de sus costillas y del cual no hizo referencia para no facilitarle las cosas a sus rivales, los mismos con los que ha disputado los primeros lugares en Italia y el Tour de Francia, el otro “sueño que quiero hacer realidad”.
Seguramente lo alcanzará, en un corto o mediano plazo, como lo cree el periodista deportivo Pablo Arbeláez, porque desde que Nairo debutó en Europea arrancó a cosechar distinciones que hoy lo tienen como el número uno de la UCI (Unión Ciclística Internacional), porque suma tres podios en Francia (un par de ocasiones fue el juvenil destacado), fue el mejor joven al ganar el Giro de 2014 y ha sido campeón del País Vasco, Tirreno-Adriático, Vuelta a Cataluña y el Tour de Romandía, estos dos últimos también en 2016, un año que será inolvidable para él y la familia del ciclismo colombiano.
Los nombres de Martín Cochise Rodríguez (campeón mundial en 1971), Luis Herrera, Martín Flórez, Fabio Parra, Santiago Botero, Marlon Pérez, María Luisa Calle y Rigoberto Urán siempre estarán en la memoria porque con sus logros despejaron el camino y le dieron reconocimiento al deporte de las bielas, pero el apellido Quintana perdurará, porque pertenece a un deportista que ha superado todas las expectativas, le ha ganado a los mejores del mundo y aparece como el firme aspirante al título del Tour de Francia en 2017. 
 
Medio siglo generando alegrías
La hazaña alcanzada por Nairo Quintana, quien fue aplaudido por el mismo  Froom en la penúltima etapa en la que aseguró la camiseta roja, hace parte de un proceso de medio siglo en el ciclismo colombiano, porque en 1970 el mundo comenzó a saber de Colombia gracias al aviso que dio en serio Marín Emilio Cochise Rodríguez al establecer la marca mundial de la hora en Ciudad de México en 1970.
Ese fue el comienzo de una cosecha de triunfos, protagonismo y conquistas que no ha parado. Al contrario, con el pasar de los años y el aporte de legendarios como Alfonso Flórez, Martín Ramírez y Lucho Herrera llegaron títulos mundiales por montones, entre ellos los de los antioqueños Marlon Pérez, Santiago Botero, María Luisa Calle y Fernando Gaviria, y el mundo continuó sabiendo de la capacidad de los escarabajos cafeteros, hoy en lo más alto del podio.
Para Pablo Arbeláez Restrepo, periodista que ha cubierto las grandes carreras del mundo y múltiples vueltas a Colombia, el segundo título en España, el de Nairo, es la confirmación del trabajo de base que ha servido para confirmar que “el país es potencia, pero su labor debe ser más apoyada por el Estado y la empresa privada para que se sigan construyendo las bases firmes que tuvieron Nairo, Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao, Esteban Chaves, Darwin Atapuma, Jarlinson Pantano, Róbinson Chalapud, Fabio Duarte y Carlos Betancur, para que el relevo de esta generación dorada esté asegurado”.
El ciclismo nacional siempre ha metido miedo en el exterior por el concierto de pedal que brinda en cada competencia, pero gracias a la calidad de sus actuales corredores aprendió a ganar las grandes pruebas y de ello pueden dar fe Nairo Quintana, el actual número uno del mundo y quien un día después de ser coronado el rey de España le confesó a la prensa ibérica que “estoy despertando de un sueño, porque a veces no te das cuenta adentro de lo que pasa afuera; más cuando Froom nos dijo en el podio que estaba rodeado de colombianos muy fuertes”.

2,337 total views, 2 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment