Casa Masacre Chinita CNMHCOMUNIDAD DERECHOS HUMANOS ORDEN PÚBLICO REGIONAL 

Propietaria de la casa donde ocurrió la masacre de La Chinita, en Apartadó, recibió su indemnización

Mediante un acto simbólico, 230 víctimas recibieron la indemnización administrativa en acto llevado a cabo en las instalaciones del Centro Regional de Atención a víctimas de Apartadó, en evento encabezado por el Alcalde Municipal y la directora territorial Urabá-Darién de la Unidad para las Víctimas.

Apartadó, 29 de agosto de 2017. Entre las beneficiarias con las entregas de las indemnizaciones estaba Digna Allin Gutiérrez, propietaria de la emblemática vivienda donde ocurrió la masacre de La Chinita en el barrio Obrero, a quien se le hizo una mención y reconocimiento especial por parte de Ángela Hernández y del Alcalde de Apartadó, Eliécer Arteaga.

“Un reconocimiento especial a esta sobreviviente que ha afrontado con valentía los hechos ocurridos, hoy es una gran satisfacción poder hacer entrega de la indemnización, y de esta luz que simboliza, la esperanza para los sobrevivientes presentes”, manifestó la directora mientras le entregaba una vela encendida a Digna Gutiérrez, como signo de dignificación y representación de los demás indemnizados.
En el mismo escenario el alcalde de Apartadó, Eliécer Arteaga, se unió al reconocimiento que se le realizaba a esta sobreviviente, al tiempo que anunciaba el otorgamiento de una vivienda, la cual ya disfruta Digna y su familia.

“Es grato para mi hoy recibir la indemnización, la estaba necesitando porque es una iniciativa que me motiva a empezar, después de muchos daños y perjuicios que me ha dejado esta guerra. Esta es una manera de seguir viviendo y poder proyectarme a cosas que no pude lograr por todo el flagelo, la tristeza y el odio que había dejado la guerra en este país”, expresó Digna.

Ella fue afectada por la masacre de La Chinita, ocurrida una madrugada del 23 de enero de 1994, donde fueron asesinados 35 personas, en un festín organizado justamente en la vivienda de esta, con el fin de recaudar fondos para los útiles y uniformes que requerían los niños para poder estudiar.

Desde ese momento la vida le cambio a Digna y otros sobrevivientes de la masacre, por las imborrables huellas que dejaron estos hechos, sólo hasta el 2013 que iniciaron el proceso de reparación colectiva, comenzaron a resignificarse, no sólo la esquina de su casa, sino la calle, ubicada en el barrio Obrero, estigmatizada durante mucho tiempo, a la cual como acto de dignificación en el marco del aniversario 22 de la macare y como mediada de satisfacción, fue rebautizada. La conocida calle de la masacre es ahora un signo de reconciliación y perdón así quedó reflejado durante la marcha que se realizó en el 2016, justamente cuando las Farc vinieron a reconocer y pedir perdón por estos hechos.

“Estas personas que trucaron nuestras vidas, nos obligaron a comenzar de nuevo no es tarde para empezar, hoy con esta indemnización pienso proyectarme de nuevo, para poder alcanzar mis metas” puntualizó digna.

Por ahora la Unidad continuará entregando las cerca de 900 cartas que llegaron por valor cercano a los $9.000 millones en los 14 municipios de Urabá, con el acompañamiento de la oferta institucional de otras entidades y la orientación en la inversión adecuada de los recursos ofrecidos por los profesiones de acompañamiento a la ruta de reparación integral.

10,551 total views, 29 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment