Aguas residuales corren entre la Cárcel Villa Inés y la sede de la Policía

Desde que se construyó  la sede de la cárcel Villa Inés en Apartadó, en el año 2002, los lixiviados que salen del tanque elevado de aguas residuales hacen carrera por toda la vía y cruzan por las instalaciones del Departamento de Policía Urabá. Los olores al pasar por el sector son pestilentes y las personas que hacen las largas filas para visitar a sus familiares y amigos detenidos se tienen que aguantar semejante olorcito. Y ni qué decir de los mismos vigilantes cuyo tanque que colinda con la portería, es…

595 total views, no views today

LEER NOTICIA