img22SOCIAL 

Urabá, honra la memoria del empresario bananero Guillermo Henríquez Gallo

Agricultor, ganadero, comerciante, fundador de la Zona Franca, Clínica Panamericana, un promotor de la educación y había cumplido uno de sus sueños: dotar al Instituto Uniban de una Orquesta Sinfónica para Urabá.

Por: María Hortensia Castro Hernández / Directora EL HERALDO DE URABÁ

El 26 de septiembre, falleció en una clínica de la ciudad de Medellín, don Guillermo Henríquez Gallo, hermano de don Jaime Henríquez, destacado político de la región de Urabá. Sus despojos mortales se llevaron a cabo el 27 en Campos de Paz.

Ambos, llegaron a Turbo negociando con huevos. Años más tarde, don Guillermo se inició en el campo comercial como mayorista en abarrotes y ferretería. Desde una gran bodega situada en el parque principal en las calendas de los años 70, don Guillermo surtía lo comerciantes de Río Sucio Chocó, Vigía del Fuerte, Unguía y varias poblaciones de las riberas del río Atrato; además del centro de Urabá.

En ese entonces, Turbo era el municipio más importante de la región por el tránsito de barcazas que llegaban con mercancía desde Cartagena y el exterior. Mucha parte de la comunicación se hacía por agua por el estado en que se encontraba la vía Medellín- Turbo.

Su labor de comerciantes, no podía ser ajena al trabajo social y acompañó algunos procesos al lado de su esposa Angela Builes quien llegó de maestra a Urabá.

Su vinculación con el sector bananero

Junto a su hermano Jaime, constituyó en 1975, la Sociedad Agrícola Santamaría, con fincas bananeras en Carepa, Apartadó y Turbo. Años más tarde incursionó en la ganadería, luego montó un criadero de camarones.

Fundador de la Comercializadora Uniban y Presidente de la Junta Directiva de la Fundación Social, Fundauniban, de donde nació el Instituto Uniban. Miembro de las Juntas Directivas de Unibán, Augura, Fundaunibán, Fenalco, COPAN, Fundación para el Desarrollo de la Educación y la Corporación Amigos de Urabá, que ayudó a crear con el doctor Alfonso Niñez Lapeira siendo su Director y también con Monseñor Isaías Duarte Cancino.

Don Guillermo no solamente se preocupó por la educación de los hijos de los empleados de la comercializadora, sino de los niños más vulnerables de algunos sectores de la región. De ahí salió la alianza con Comfama que apoya niños de las comunidades más necesitadas. Buen conversador, sencillo, humilde, un verdadero filántropo. Fue un Don, como los grandes antioqueños de raiagambre paisa, que le abrió el desarrollo a esta región, junto tambien con don Gabriel Harry, Aldemar Zapata, Aníbal Arango, Rosalba Zapata, Fabriciano Arango, Eustaquio Zapata, Gildardo Gómez, los hermanos Arturo y Antonio Roldán, Rodrigo Jiménez Pilla, Víctor Henríquez, Libardo García, entre otros que llegaron a fincar raíces en la década de los años 60.

Como anécdota, recordamos esa mañana en que se inauguraba la sede de Jaikerazabi en Mutatá, y en un cruce de disparos en la vía hacía esa comunidad indígena cerca a Juradó, para protegerse de las balas se entraron a la escuela.

Viendo el estado en que se encontraba, prometió una ayuda y la mejoró. Ese día estaba acompañado de doña Rosalba Zapata, el presidente Ejecutivo de Uniban Luis Fernando Arango y otras personas.

Ese era don Guillermo: un pionero del desarrollo de Urabá que acompañó a los plataneros e hizo que recibieran ayuda de la comercializadora con una línea especial para créditos y capacitación. Son tantas las obras que llevan el sello de don Guillermo Henríquez que no se pueden describir en estas cortas cuartillas.

Su visión fue más allá. El sueño de ver un puerto que traspasara las fronteras, para ver el mundo pasando por Urabá. Alguna vez le manifestó a esta cronista “ que todos sus ahorros de más de 20 años, los invirtió en la construcción de lo que inicialmente fue Bahía Colombia, hoy Puerto Antioquia. Su lucha fue incansable hasta que consiguió un socio. Pio SAS del ingeniero Oscar Isaza.

Diversidad de productos

El cultivo de palma y de piña, fueron otros grandes proyectos. Pero no solamente se quedó en la agricultura.

En salud, fue socio de la Clínica Panamericana. Apoyó el deporte que combinaba con la cultura.

Logró cristalizar su sueño de ver conformada una Orquesta Sinfonica con alumnos del Instituto Uniban y a fé que pudo escucharlos en uno de sus conciertos.

Voces de pesar

La Junta Directiva de Unibán lamentó la muerte Guillermo Henríquez Gallo y lo calificó como un líder nacional, gestor industrial, visionario de Urabá, que dejó un gran legado de equidad para los antioqueños.

“Cuando un ser querido se aleja de nuestras vidas, nos marca un profundo dolor. Sin embargo, la estela de su vida nos ofrece la ilusión de que ese Ser, comenzará a brillar como una gran luz en la eternidad y que en una nueva ocasión, nos volveremos a reunir en la perpetuidad del tiempo”, indicó el comunicado de la empresa.

De Fundauniban

“Fundaunibán hace un homenaje a Don Guillermo Henríquez Gallo, un Colombiano Ejemplar que ha dejado un gran legado de equidad y desarrollo, para los antioqueños y nuestro País. En un video, cuyo guión fue escrito por él, plasma su amor por la región de Urabá y lo orgulloso que siempre se sintió por haber nacido en nuestro País.

Don Guillermo, ahora nos acompañará con sus orientaciones que seguiremos materializando, a través de la construcción de tejido social en las regiones bananeras de Colombia. Don Guillermo, hasta pronto”.

De Augura

“Don Guillermo fue un empresario ejemplar, siempre creyó en generar progreso y calidad de vida para los pobladores de Urabá”, comentó Juan Camilo Restrepo Gómez, presidente de Augura.

Otras voces

El finado Henríquez Gallo fue uno de los impulsores del Puerto de Turbo y siempre creyó en generar progreso y calidad de vida para los pobladores de la región de Urabá, destacó el gremio bananero, sobre las gestiones que adelantó para estos proyectos.

“Tuvimos suerte, mucha suerte. Aprendimos a querer a Urabá y su gente, esa es mi tierra. Ganamos la aceptación de sus pobladores, no solo eran nuestros clientes, sino también nuestros vecinos, colegas y amigos. Eso me enorgullece, saber que puedo ir a Turbo y saber que me van a recibir y reconocer como un amigo”, con esas palabras definió lo que significaba para él las tierras urabaenses y sus pobladores.

Un gran visionario que ayudó a gestar el desarrollo de Urabá en las últimas cuatro décadas.

img21

Día histórico

El 14 de septiembre en la Cámara de Comercio de Urabá, el doctor Oscar Isaza socio de Puerto Antioquia, hizo la presentación oficial del doctor Farid Salem propietario de la firma CEO- LINK CMA-CGM, una de las terminales portuarias más importantes de Francia, a quien Isaza le envió un saludo fraterno a don Guillermo: “Jaime, regáleme esta fotografía que es muy importante para la memoria histórica de Urabá, no falta sino don Guillermo”, le dije. Los tres empresarios accedieron.

En ese momento, una profunda tristeza embargaba a Jaime. Trece días, después, murió su hermano, el cómplice en todos los sueños que emprendían en Urabá. La Zona Franca, fue otro Proyecto. A pesar de que todo se lo consultaban y en muchas cosas eran socios, don Guillermo le entró el interés por las flores y fue cómo cerca a Rionegro Antioquia tenía su cultivo de hortensias.

 

907 total views, 1 views today

TEMAS RELACIONADOS

Leave a Comment